Cumple cinco meses pareja sin aparecer

Elena Arlette Salas Chávez y Omar David Castañeda Viloria desaparecieron el pasado 8 de septiembre y se desconoce su paradero.

COACALCO.- Sin llevarse un solo objeto de su casa, ni a una decena de perros que cuidaba como protectora de animales, Arlette desapareció con su esposo a principios de septiembre pasado.

Hasta la fecha su familia no tiene pistas del paradero de la pareja y el Ministerio Público de Coacalco, donde la pareja vivía, no ha tenido ningún avance de la investigación.

Pese a ello, la hermana de Arlette, y sus amigos no se rinden en su búsqueda y se han dirigido a distintas instancias para localizar a la pareja.

El último día que Elena Arlette Salas Chávez, de 32 años, y su esposo Omar Castañeda Viloria, de 38, fueron vistos fue el 8 de septiembre en la Colonia Bosques del Lago Coacalco, en donde habitaban.

Días después, los conocidos se dieron cuenta que, ninguno de los dos contestaba el celular. Así pasaron cuatro días, hasta que el sábado 13 de septiembre Blanca Margarita, madre de Omar, decidió buscarlos.

En el garage de la casa estaban su coche y los perros que cuidaba Arlette como parte de su trabajo social; toda su ropa y pertenencias estaba en orden.

Blanca se comunicó la familia de su nuera, con los conocidos de ambos y reportó la desaparición ante el MP.

Durante las investigaciones se supo que Manuel, un amigo de la pareja, comentó que Omar le pidió que pasara por él y por su esposa a su casa para llevarlos a la estación del tren Suburbano de Fortuna.

La pareja no acostumbraba a usar transporte público y Omar no supo a dónde se dirigían.

La familia de Arlette descarta que ella se haya ido por voluntad y teme que haya sido víctimas del crimen organizado.

Se quejó que las autoridades de la Fiscalía General de Justicia mexiquense desestimaron el caso y no ha realizado las diligencias correspondientes para encontrar el paradero de su hermana.

Vecinos sospechan que Omar pudo haber tenido un contratiempo en su trabajo como empleado administrativo en la Ciudad de México.

“A él casi no lo veíamos por aquí, quien sabe si el muchacho tenía algún problema con alguien y se la llevó a ella en el relajo”, comentó una vendedora que está cerca de la casa de la pareja.

Aunque la madre y tíos de Omar, han cesado con la insistencia a las autoridades, los padres y la hermana de Arlette han acudido constantemente a hospitales, han publicado los datos de Arlette en redes sociales, e incluso, han ido en varias ocasiones al Servicio Médico Forense para ver si está el cadáver de alguno de los dos.

“Mi hermana era muy cercana con nosotros, yo hablaba seguido con ella, sé que no se hubiera ido sin avisarle a mi mamá que está enferma o sin contestar su teléfono; tampoco hubiera dejado a sus perros, no tenía hijos, ella los cuidaba como si lo fueran”

Isis
Hermana de desaparecida